Revista de Militaria y Cuerpos de Élite
Revista de Militariay Cuerpos de Élite
Carrito de compras
6,50
IVA incluido
Envío gratuito a partir de 45€
Añadir al carrito

SOLDIERS RAIDS nº 234 Marzo 2015

Más información >>


SOLDIERS RAIDS nº 234 Marzo 2015

6,50IVA incluido
Envío gratuito a partir de 45€

Más información >>


EDITORIAL: PROFESIÓN DE RIESGO

Teníamos pendiente preparar nuestra Editorial mensual cuando han tenido lugar dos acontecimientos que nos han llevado a dirigir nuestro “foco” al contexto que les expresamos en el titular. Primero aconteció en la Base Aérea de Los Llanos de Albacete un espectacular accidente en el que un cazabombardero F-16 “Fighting Falcon” griego, que participaba allí en la primera edición de este año del TLP (Tactical Leadership Program), se estrelló poco después de despegar sobre una zona en la que estaban otros aparatos preparados para iniciar las operaciones aéreas, causando una decena de muertos y una veintena de heridos, además de la destrucción de un importante número de reactores.

Poco después, en un entorno bien distinto, otra noticia luctuosa. Un cabo del Ejército de Tierra español, destacado al Líbano era alcanzado por el fuego de la Artillería israelí que respondía a un ataque materializado sobre una de sus columnas. Se encontraba destacado en la zona en misión de pacificación auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Ambas noticias, consecutivas en su origen, son un reflejo claro de que la profesión militar no está exenta de riesgo. Quienes en ella participan se ven involucrados en complejas técnicas, arriesgados ejercicios o maniobras en las que trabajan con medios pesados de gran complejidad que requieren de una gran destreza para su manejo. Es una labor exigente que pocas veces trasciende del propio entorno, pero que en todo caso requiere de una notable preparación y, lo que también es relevante, de la máxima predisposición y esfuerzo.

Pese a las muchas medidas de seguridad, y a que se trabaja siguiendo estrictos protocolos, los accidentes son comunes y se producen heridos y muertos en el devenir de su actividad diaria, como lo atestigua la primera noticia antes señalada. En otras ocasiones, son enviados a cumplimentar misiones más allá de las fronteras españolas, generalmente a lugares de alto riesgo en el que se ven envueltos directamente o indirectamente en enfrentamientos, como el que ocurriría también en enero cuando patrullas españolas fueron atacadas en Bangui (República Centroafricana).

Por lo expuesto, en esta editorial nos reiteramos en agradecer el esfuerzo que caracteriza a quienes participan de la profesión de la milicia y lo hacen en beneficio de la seguridad de todos los españoles.

“Ocho de la mañana. Hemos llegado a San Fernando y nos encontramos dentro del Cuartel de Batallones en el que despliegan varios miles de efectivos de la Infantería de Marina (IM) española. Lo que nos ha llevado hasta allí ha sido el conocer, con cierto lujo de detalles, lo que, a día de hoy, caracteriza al Tercio Sur (TERSUR). Nos reunimos con su coronel Jefe para las primeras presentaciones de rigor y pronto, por la premura de tiempo que busca que participemos en distintas actividades como observadores -aprovechamos las mismas para tomar fotos que ilustran estas páginas-, ya estamos abordando un todo terreno Nissan “Pathfinder” para dirigirnos a un punto situado a poco más de un kilómetro de nuestra posición.

Cuando llegamos a éste, vemos a un nutrido grupo de Infantes de Marina colocándose, encima de su uniformidad verde característica, una serie de elementos de color negro especialmente vistosos. Se trata de protecciones para el torso, brazos y piernas, y de cascos con visera transparente frontal, que confieren a quienes los visten mayor capacidad ante algaradas o manifestaciones. Es material antidisturbios que en su caso complementan con largas defensas, escopetas de corredera acondicionadas con bocachas para el lanzamiento de artificios o pelotas de goma, y con escudos de protección que buscan frenar objetos que puedan ser lanzados contra ellos.

Una vez acabados de vestir, se reúnen y comienzan a avanzar en distintos tipos de formaciones, presentándonos una simulación de lo que es su carácter.

De acuerdo con el Field Manual FM 1-02 del Ejército de los Estados Unidos el asalto aéreo es “una operación en que las fuerzas de asalto utilizan el poder de fuego, movilidad y la integración total con aeronaves de alas rotativas para maniobrar en el aire y en el campo de batalla, permitiendo atacar y destruir una fuerza enemiga o tomar y controlar el terreno clave”.

El primer asalto aéreo que se tiene noticias ocurrió en 10 de mayo de 1940, cuando alrededor de 500 combatientes de las formaciones Fallschirjäger –paracaidistas alemanes- utilizaron planeadores para tomar la fortaleza belga de “Eben Emael”, considerada inexpugnable, y capturar intactas los puentes de acceso. Más importante, y aunque durante la Segunda Guerra Mundial los propios alemanes utilizaron planeadores en su gran operación aerotransportada en Creta, sería la acción de julio de 1944. Estadounidenses y británicos utilizaron cientos de aeronaves sin motor para infiltrar sus tropas de asalto durante la operación “Overlord” en el llamado “Dia D”. Al finalizar aquel conflicto, los vencedores, en especial el U.S.Army, vislumbraron que las aeronaves de despliegue y aterrizaje vertical podrían reemplazar los vulnerables planeadores en acciones de asalto contra posiciones enemigas.

ELITE: FORMACIÓN MOE TROPA

“Lo más importante en las Operaciones Especiales es el hombre. El material humano es determinante para asumir cualquier misión.” La frase, extraída de una reciente conversación con un responsable de formación, refleja la importancia que tiene todo el proceso de obtención de aquellos que formarán parte de las unidades de élite.

En estas páginas les vamos a hacer un breve repaso al proceso que se sigue en España para preparar a los militares de tropa (MT) -los soldados y cabos- de cara a su integración en el Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército de Tierra (ET). Se trata de una serie de pruebas, cursos, adiestramientos y demás que forjan el “carácter” de quienes serán futuros integrantes de los Equipos Operativos (EO’s). Se buscan militares con unas cualidades determinadas en cuanto a valor, trabajo en equipo, disciplina, decisión, dureza,…, pues los cometidos que deberán desempeñar no son fáciles y exigen de soldados en mayúsculas.

Unas cuatrocientas solicitudes en 2013 y más de doscientas en 2014 se recibieron para atender a una propuesta convocada en el Boletín Oficial de Defensa (BOD). Como suele ser habitual cada año, en verano se hace pública la posibilidad de realizar el llamado “Curso de Aptitud para Desempeñar Funciones Básicas en Unidades de OE’s” (CABOE’s), dirigido a militares de tropa profesional del ET. Hasta la fecha, se han convocado diez ediciones del mismo.

Se busca, como se define en el apartado finalidad, “proporcionar a los Militares de Tropa aquella instrucción y conocimiento de procedimientos y técnicas empleadas por las Unidades de Operaciones Especiales, tanto en su nivel individual, como el nivel básico de patrulla que permitan su integración futura en un equipo operativo”.

Cada mañana, antes de las ocho cuando abrían las puertas, se concentraban cientos de personas -la mayoría de ellos agentes, militares y profesionales de la Seguridad- en torno a un recinto en el que se presentaban novedades específicas de su sector.

Buscaban, conocerlas de primera mano e imbuirse de lo mucho que se les ofrecía. Manipulaban armas cortas de orígenes bien diverso, verificaban las cualidades de prendas antibala, miraban por distintos tipos de ópticas para comprobar nitidez o retículas, actuaban en distintos mecanismos para comprobar las cualidades de diferentes sistemas, comprobaban la ergonomía de rifles de alta precisión,…, acciones todas ellas encaminadas a una validación genérica de lo que se les intentaba mostrar para intentar atraer su atención e interés.

Alguno estaba relacionado con el entorno docente. Otros eran responsables de órganos de decisión gubernamentales o locales. Los había que se habían personado allí a modo individual buscando dar satisfacción a su interés particular. Algún otro participaba sólo para validar las novedades que podían encontrarse recorriendo el espacio. Este último no era otro que la Law Enforcement & Tactical Gear sección del estadounidense “Shot Show”, una feria de grandes dimensiones que desde hace unos años ha decidido incorporar a su oferta esta área concreta y ha conseguido ser tan exitosa que el espacio no para, año tras año, de crecer en dimensiones, lo que dice mucho sobre la decisión que en su día se tomó.

El artículo que les presentábamos en las páginas precedentes se refería a una reciente exposición que tuvo lugar en la mítica ciudad de Las Vegas en Nevada, Estados Unidos.

Una delegación de SOLDIERS-Raids se trasladó a mediados de enero a esa ciudad para atender aquella muestra y para recorrer lo que se presentaba en otra que tenía lugar en fechas casi coincidentes. Se desarrolló también la Army Navy Military Expo, o ANME como se la conoce. Fue la tradicional reunión invernal -hay otra estival- en la que productores de artículos de militaría, uniformidad, supervivencia, etc., se reúnen junto con distribuidores para promocionar las ventas de distintas gamas de fabricados de cara a su comercialización al detall al consumidor.

Tras probar en los últimos años diferentes lugares, en esta ocasión fueron unas  amplias salas de exposición del Casino Rio All Suites Hotel -3700 West de la Flamingo Road, al otro lado de la Interestatal y fuera del bullicioso “strip”- las seleccionadas para materializar el evento. El lugar, con mejor aspecto que en ediciones precedentes al ser más amplio y con techos más altos, permitió organizar los diferentes estands de una forma más eficaz, facilitando el tránsito de aquellos que hasta allí se dirigían.

La renovación de los sistemas de armas usados por diferentes unidades militares en todo el mundo es un campo atractivo para las empresas que se los suministran y permite incrementar la letalidad de aquellos que los reciben para su uso.

Ese doble beneficio, en un entorno en el que las amenazas asimétricas están creciendo y la disponibilidad de los presupuestos económicos para compras decrece, ha impulsado diversas soluciones técnicas que buscan aprovechar avances recientes y que estos tengan también aplicación en sistemas ya en uso. Éste sería el caso del equipamiento que les vamos a presentar en estas páginas, un conjunto modular especialmente novedoso que es capaz, que ofrece prestaciones avanzadas y cuyo empleo será sustancialmente favorable para los que lo tengan a su disposición.

Quien lo vende, a través de diferentes canales de distribución, es la firma sueca Aimpoint. Es líder mundial en lo que a visores compactos de punto rojo se refiere, habiendo suministrado ya a distintos clientes cientos de miles de unidades que han sido probados en todo tipo de situaciones y en escenarios tan complejos como el afgano, lugar donde condicionantes como el frío, el polvo o los rigores del combate pueden limitar -y así lo hacen- las prestaciones reales que un determinado equipo puede ofrecer.

Usualmente, en la sección histórica de esta revista, aprovechamos para presentarles lugares en los que se ofrece al visitante alguna interesante colección de objetos relacionados con lo militar, evocando así lo que como curiosidades históricas representan.

Les traemos hasta estas páginas un lugar digno del mayor interés. Además, está especialmente cercano para la mayoría de los españoles y, por si ello no fuese suficiente, tiene un enorme atractivo, como les queremos explicar en estas páginas de SOLDIERS-Raids. Hemos estado visitando, y realizando algunas imágenes que hemos querido aprovechar para ilustrar estas páginas, el Museo Naval que la Armada tiene en Madrid, porque ya les hemos hablado en este mismo entorno de los que también opera en San Fernando, Cartagena o en Ferrol.

Éste queda especialmente accesible. Está ubicado en el número 5 del Paseo del Prado, próximo a la famosa pinacoteca del mismo nombre. Ocupa un amplio espacio del Edificio destinado al Cuartel General de la Armada, y al lugar se puede llegar fácilmente aprovechando los medios de transporte públicos de la capital española.Antes de entrar en materia, para explicarles en términos generales lo que se ofrece aquí al visitante, les diré que está abierto todos los días de la semana excepto el lunes, aunque le horario es amplio y va desde las diez de la mañana a las siete de la tarde. El mes de agosto reduce la apertura y cierran a las 15.00, y algunos días festivos tampoco abren. No cobran entrada, pero “sugieren” -curioso nombre que se da a la acción- una aportación voluntaria de 3 euros para el mantenimiento de las salas y de los fondos

Visite nuestra Tienda ON LINE donde podrá encontrar más de 5.500 artículos de todo tipo: Ropa, calzado, prendas de cabeza, parches e insignias, armas y municiones, herramientas, cuchillería, figuras 1/6, regalos, seguridad, óptica, iluminación, libros y revistas, iluminación, equipo y complementos y alquiler de vehículos y armas para cine-teatro-TV. 

 

Benito Gutiérrez 6
28008 Madrid

Metro: Argüelles/Moncloa 

Teléfono: +34 91 5447956                      +34 91 5447957

Fax           +34 91 5494959

 

Lunes a Viernes: 10,00 a 14,00 y de 17,00 a 20,00

Sábados: 10,30 a 14,00

Alquiler todo tipo de atrezzo, armas, vehiculos, equipo militar y policial para stands de ferias, partidas de airsoft, producciones de cine y televisión, publicidad, fiestas temáticas y reconstrucciones historicas. 

Suscripción Boletines