Revista de Militaria y Cuerpos de Élite
Revista de Militariay Cuerpos de Élite
Carrito de compras
6,50
IVA incluido
Envío gratuito a partir de 45€
Añadir al carrito

SOLDIERS RAIDS nº 245 Febrero 2016

Más información >>


SOLDIERS RAIDS nº 245 Febrero 2016

6,50IVA incluido
Envío gratuito a partir de 45€

Más información >>


EDITORIAL: CAPACIDADES MILITARES

Las Fuerzas Armadas españolas tienen en marcha, siguiendo las programaciones a largo plazo que se definen desde las más altas instancias de la nación, diversos planes de renovación de estructuras y de incorporación de futuros sistemas que permitan mantener capacidades y ampliarlas.

Sin desestimar lo acertado de la planificación en curso, podría ser el momento de abordar la posible modificación de cara a ser más eficiente y eficaz. Algunos programas se han ido retrasando en su ejecución por motivos económicos y parece ser que ahora, con una mejor predisposición en ese sentido, podría ser el momento de abordarlos. Mejor aún podría ser redefinirlos en lo que a extensión y detalle, pues es más que probable que la amenaza actual sea bien distinta de la que motivó su inicio hace ya un tiempo.

Ahora, con conflictos asimétricos en diferentes puntos del planeta y con una amenaza terrorista que no queda definida en lo que a un concepto clásico de campo de batalla, podría ser más interesante apostar por unidades terrestres más flexibles y menos voluminosas en lo que a medios se refiere, lo que permitiría una mejor proyección internacional. Tomando como referente las propuestas BOP, podría ahondarse en una reducción del número de blindados significativa respecto a unas cifras actuales de sobre dos mil en activo, bajando esa cifra a una mucho más coherente y reducida. Sería algo similar a realizar en otros ámbitos, como el de la Artillería, apostando porque menos y más técnico puede ser más eficiente.

La llegada de vehículos aéreos autónomos, o controlados a distancia, sería un hito a conseguir pronto, brindando una capacidad de reconocimiento y ataque a esas plataformas y sustituyendo así a otras ya con bastantes años a sus espaldas. A lo mejor, el Ejército del Aire no debe tener ciento cincuenta cazabombarderos, pero sí una cifra menor complementada con otros tipos de aparatos que faciliten su proyección y rentabilicen su potencial. Algo similar podría hacerse en la Armada, apostando por conceptos más multipropósito y adaptables, y reduciendo su número.

Es una idea concepto que se nos ocurre y que podría corresponderse más con lo que se está haciendo ya en nuestro entorno. En ese sentido, potenciar Operaciones Especiales, Inteligencia,…, podrían ser actuaciones en las que incidir para dar respuesta a una necesidad que, seguramente, va a ser clave en los próximos años.

... Como les explicábamos al acabar el anterior articulo en el que les dábamos un detallado comentario acerca del reciente ejercicio militar “Mobility 2015”, llevado a cabo por el Mando de Operaciones Especiales (MOE), como colofón del mismo tuvo lugar una acción especialmente compleja. La llamada Operación “Alano” requirió el uso de uno de los recursos más cualificados y especializado para llevar a cabo las misiones más complejas, sensibles y arriesgadas de las contempladas en la doctrina de las OE’s. Se recurrió a la Unidad de Operaciones Especiales (UOE).

A esta última, puede considerársela como la élite entre la élite, pues aquellos que forman parte de ella han sido especialmente seleccionados y se caracterizan por un nivel de adiestramiento que es especialmente intenso y exigente. Son la “punta de lanza” para determinadas operaciones, pues su disponibilidad es inmediata. También, son, por su carácter, óptimos para asumir misiones en las que su presencia deba pasar desapercibida para terceros. Serían, algo así como el “Delta Force” dentro de los Special Forces del United States Army o el DEVGRU (Development Group) de los SEAL (SEa, Air and Land) de la United States Navy.

“Alano” tenía como objetivo a una instalación de grandes dimensiones en la que se mantenia a un grupo numeroso de rehenes. Los acontecimientos se los describiremos de forma somera, apuntando que el objetivo último era practicar la gestión de incidentes de esa tipología y barajar las líneas de actuación para, teniendo en cuenta la información disponible, alcanzar la máxima eficacia. 

FORMACION ELITE: MONTAÑA ISRAEL

Frío intenso que hace el ambiente más gélido, nieve o hielo que dificultan los desplazamientos, zonas rocosas y escarpadas que restringen los movimientos a pie o en vehículos,…, son algunas de las condiciones ambientales que definen un escenario concreto: la montaña.

Los ejércitos de diversos países mantienen unidades específicamente preparadas para operar en un entorno que generalmente es hostil y en unas condiciones que usualmente no son amigables. Se trata de dar a determinados colectivos una preparación especialmente estructurada y desarrollada que les brinda un potencial adecuado a lo que se pretende. En estas páginas, como hemos hecho en reportajes anteriores, vamos a fijarnos de nuevo en esta especialización, aunque lo haremos tomando como referencia una nación que, en principio, no parecería ser un punto donde se incide en este tipo de adiestramientos.

Las especiales condiciones sociales, económicas, culturales, religiosas y de otro ámbito que caracterizan a Israel han propiciado un entorno de crispación y enfrentamiento que es clásico en su historia reciente. Las guerras con sus vecinos han marcado la evolución de sus capacidades, centrándose sobre todo en obtener una potencia ofensiva sobresaliente desde el punto de vista tecnológico y humano. Aunque en principio a muchos les pueda parecer raro, porque el entorno donde está ubicado este país no parece cuadrar con lo que les hemos expuesto al iniciar estas páginas, en Israel se incide en el adiestramiento del combatiente en lo que es la lucha de montaña, incluso en la del más alto nivel que es especialmente exigente.

Hace ahora algo menos de un año tuvo lugar un incidente que, por la lejanía de su origen, pasó desapercibido para muchos occidentales y del que incluso pocos medios de comunicación se hicieron eco aquí.

En el curso de una actuación policial, realizada en el mes de abril de 2015 en la residencia de Shinzo Abe el Primer Ministro japonés, se detectó una intrusión nada convencional. Localizaron un sistema aéreo controlado a distancia, ahora popularmente conocidos en todo el mundo por el término “drones” -los RPA’s o Remotely Piloted Vehicles-, que había aterrizado en el tejado.

Lo curioso del tema esa que la aeronave había alcanzado un edificio que se supone estaba fuertemente vigilado y que había burlado los dispositivos allí situados y “activos”. En el aparato, de poco más de medio metro de envergadura, se localizó un polvo y una vez analizado el mismo se observó que presentaba un nivel bajo de radioactividad, potencialmente no peligroso pero sí claramente ofensivo por el hecho de haberlo hecho servir en la acción. La investigación de aquel incidente siguió su curso por los canales propios de la Seguridad nipona y con el paso del tiempo tuvimos constancia de la localización del presunto agresor, un hombre de cuarenta años que admitió el hecho como protesta contra el empleo civil de la energía nuclear en su país; apuntar que tras los efectos de un tsunami vivido hace unos pocos años y de las consecuencias sufridas en una planta nuclear, se decidió cerrarlas todas, aunque ya se está revirtiendo aquella decisión.

…. En su desarrollo se ha tomado como punto de partida la idea aportada por dos ex operativos de la unidad antiterrorista israelí “Yaman”.

Lo que ofrecen ha permitido reducir el tiempo de extracción de las granadas del alojamiento en el que se transportan en sólo dos segundos, lo que es entre cuatro y seis veces inferior al que ofrecen otros sistemas de transporte clásicos y de concepción convencional. Su uso permite realizar la extracción con la mano izquierda mientras que la derecha sujeta el arma principal del combatiente/agente, o incluso facilita que sea un compañero quien lo haga cuando el portador las lleva fijadas a la espalda. Incorporan elementos que inciden en la seguridad evitando la activación involuntaria o la extracción de los mecanismos de seguro e incluyen un sistema de anclaje que facilita su colocación en chalecos con fijaciones tipo MOLLE (Modular Lightweight Load carrying Equipment), pudiéndose afianzar en estas de forma vertical o inclinada.

Junto a esta última, conceptos como el “gear keeper” de la holandesa Evers Piet que consiste en un elemento de fijación rotatorio que se acopla a cualquier anclaje tipo MOLLE e incluye un cable de 91 centímetros de nylon y Spectra que ofrece una gran capacidad de resistencia a la tracción, pues ha sido diseñado para poder fijar en su segmento delantero un arma corta y que esta permanezca próxima a su portador incluso en situaciones muy dinámicas sin que caiga al suelo o pueda, accidentalmente, perderse.

Las necesidades de los “sniper” han cambiado mucho en sólo dos décadas. Su experiencia en conflictos con los que se han desarrollado en Iraq o Afganistán -allí se requerían disparos a muy grandes distancias-, o incluso actuaciones más recientes en el marco de operaciones discretas o de carácter especial, ha demostrado que conceptos de sistemas de armas largas de precisión que eran muy útiles no hace mucho ahora se han convertido en diseños poco eficientes y menos eficaces. Ese cambio situacional, en lo que al entorno de diseño y prestaciones se refiere, lo han entendido bien los responsables de la firma británica Accuracy International (AI) Ltd. que tiene su sede principal en Porthsmouth y una secundaria en Estados Unidos.

Fue de la mano de esta última, aunque contando con el inestimable apoyo de los técnicos y  diseñadores que trabajan en la primera, donde comenzó a gestarse el diseño de rifle al que nos referimos en estas páginas, el llamado AX. Fue hace unos años cuando el Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM, United States Special Operations Command) inició una licitación para adquirir un nuevo modelo de arma larga de precisión. En el pliego de prescripciones técnicas se establecían unos requisitos especialmente rigurosos y algunas firmas comerciales comenzaron a trabajar en ellos para conseguir el anhelado contrato.

La oferta museística militar de Londres, la capital de Gran Bretaña, es magnífica y, a mi entender, la sitúa entre aquellos lugares que el aficionado a este tipo de temática debería, por lo menos alguna vez en su vida, visitar.

Hoy en día, los vuelos entre las grandes ciudades del mundo son económicos y a través de la red de redes no es difícil organizarse el alojamiento y los traslados, por lo cual, siguiendo esa dinámica, nos hemos aventurado a pasar allí unos días.

Como “entremés” de lo que allí vimos, y comentándoles ya que durante este año les iremos presentando en estas páginas de la sección histórica de SOLDIERS-Raids diversas referencias que se encuentran en la City o en sus alrededores, les ofrecemos este primer reportaje sobre el que, a mi entender, es el mejor de los museos que podemos ver. Está dedicado a la Fuerza Aérea británica (RAF, Royal Air Force) y de lo que nos ofrece les vamos a dar unos trazos, comentándoles ya que pueden acceder a datos complementarios en la página web www.rafmuseum.org.uk y que además de esta instalación londinense hay disponible otra más complementaria que se encuentra próxima a Birmingham.

 

 

Visite nuestra Tienda ON LINE donde podrá encontrar más de 5.500 artículos de todo tipo: Ropa, calzado, prendas de cabeza, parches e insignias, armas y municiones, herramientas, cuchillería, figuras 1/6, regalos, seguridad, óptica, iluminación, libros y revistas, iluminación, equipo y complementos y alquiler de vehículos y armas para cine-teatro-TV. 

 

Benito Gutiérrez 6
28008 Madrid

Metro: Argüelles/Moncloa 

Teléfono: +34 91 5447956                      +34 91 5447957

Fax           +34 91 5494959

 

Lunes a Viernes: 10,00 a 14,00 y de 17,00 a 20,00

Sábados: 10,30 a 14,00

Alquiler todo tipo de atrezzo, armas, vehiculos, equipo militar y policial para stands de ferias, partidas de airsoft, producciones de cine y televisión, publicidad, fiestas temáticas y reconstrucciones historicas. 

Suscripción Boletines